viernes, 20 de marzo de 2015

La tristeza que nos inunda


Perderse cada tarde
en los pliegues de tu falda
para despertar
cada mañana
en el mismo camino
a ninguna parte
meciendo juntos
esta tristeza
que nos inunda
el sexo
ungüento inútil
que se desvanece
ante la epidemia
de soledad
que invade
el lecho
de los viejos amantes.
Autor: Javier Solé
Gracias Javier.

3 comentarios:

Marcelo dijo...

Demoledor

Beatriz dijo...

Tremendamente demoledor.
Triste, el vacío hecho realidad.

fco. javier dijo...

Gracias, Beatriz. Es verdad que no es muy alegre. Pero, a veces, en alguna lectura le encuentro un atisbo de dulzura que hace más soportable la desolación que expresa y la desazón que transmite. Aunque, ciertamente, es una dulzura insignificante y que no persiste...

Related Posts with Thumbnails