miércoles, 10 de junio de 2015

La llama



     Asistida por mi alma antigua,

 por mi alma primera al fin recobrada,
 y por tanto tiempo perdida. 
Ella, la perdidiza, al fin volvió por mí. 
Y entonces comprendí 
que ella había sido la enamorada.
 Y yo había pasado por la vida tan sólo de paso,
 lejana de mí misma .
Y de ella venían las palabras sin dueño
 que todos bebían sin dejarme apenas nada a cambio.
 Yo era la voz de esa antigua alma.
 Y ella, a medida que consumaba su amor,
 allá, donde yo no podía verla; 
me iba iniciando a través del dolor del abandono. 
Por eso nadie podía amarme
 mientras yo iba sabiendo del amor. 
Y yo misma tampoco amaba.
 Sólo una noche hasta el alba.
 Y allí quedé esperando.
 Me despertaba con la aurora,
 si es que había dormido. 
Y creía que ya había llegado,
 yo, ella, él...
 Salía el Sol y el día caía
 como una condena sobre mí.
 No, no todavía.

María Zambrano
Pintura: Zhao Kailin

3 comentarios:

eva dijo...

Beatriz, tenemos telepatía, ayer precisamente leía poemas y la biografía de Zambrano y me llamó la atencion algo que decía referente a que el Prior del Monasterio de Silos(soy una enamorada de los monasterios, de la quietud que alli se respira) era un asiduo lector de ella. Aquí te dejo parte de la entrevista que se le hizo. (Atención a cómo define el estilo de esta escritora-filósofa y demás).

-Con el tiempo se ha convertido en un asiduo de María Zambrano. ¿Qué le llevó hasta la filósofa?


-En el monasterio tenemos un gran respeto a la diferencia. Eso hace posible que cada uno piense y opine como le parezca sin que se siente cohibido. Cada monje elige con libertad sus lecturas, sus maestros. De María Zambrano he aprendido una manera de pensar liberadora de una razón instrumental, de una razón productora de técnica, absolutista y totalitaria. Gracias a ella, he entrado por las sendas oscuras de una razón poética, lejos del centro de interés en la cultura occidental. He accedido a las entrañas del alma, los sentimientos, las creencias, la piedad, la esperanza... Son algunos de los temas que encuentran un desarrollo inspirador en esta escritora malagueña.

Abrazo Beatriz que los frios del invierno te sean leves.

eva

Rosa dijo...

Muchas gracias, Beatriz y muchas gracias, Eva, no conocía esta entrevista

Soy una enamorada de María Zambrano, la filósofa de la esperanza, como la llamaba un querido profesor.

También soy una enamorada de los monasterios y de su quietud.

¡Gracias a las dos!
Muchos besos.

Beatriz dijo...

Gracias amigas, recién apareciendo después de una semana difícil de salud, pero ya recuperándome.
Gracias Eva por ese aporte. Qué sería del blog sin ustedes.

María, los monasterios, la filosofía, la quietud. Qué falta hacen en la vida de las personas.
Me alegro de poder compartir con ustedes tanta belleza.

Related Posts with Thumbnails