domingo, 19 de julio de 2015

La tarde



Es la tarde 
serena.
Entre las nubes 
se abre un ojo de luz, 
casi una ilustración 
de catecismo. 
Mi corazón 
se permite
como el viejo y oscuro 
aguaribay, 
una inocencia 
de hojas verdes.


Susana Cabuchi

5 comentarios:

Rosa dijo...

Ohhhhh, sí, cuántas veces siento esto, y el poema anterior, ohhhhh, sí ...

¡Un besoooooo!!!

Ana dijo...

Un respiro a la memoria.

Beatriz dijo...

Hermoso poema, verdad?

Ana dijo...

Susana Cabuchi ya me cae muy bien. Es rara; del tipo de raras y raros que perciben una ligera variación de la luz, una tarde en cualquier rendija.
También podemos darle la vuelta a lo que he escrito, intercambiarlo, ni siquiera estoy muy segura si quería decir esto, concretamente. Como en la propiedad conmutativa, donde el orden...

Pero me cae muy bien.
Sí. Verdad que lo es, Beatriz.

eva dijo...


Aguaribay, bonito nombre para un árbol. Bello poema.

eva

Related Posts with Thumbnails