sábado, 1 de agosto de 2015

Carta II



Estás lejos y al sur
allí no son las cuatro.

Recostado en tu silla
apoyado en la mesa del café
de tu cuarto
tirado en una cama
la tuya o la de alguien
que quisiera borrar
–estoy pensando en ti no en quienes buscan
a tu lado lo mismo que yo quiero–.

Estoy pensando en ti ya hace una hora
tal vez media
no sé.
Cuando la luz se acabe
sabré que son las nueve
estiraré la colcha
me pondré el traje negro
y me pasaré el peine.
Iré a cenar
es claro.

Pero en algún momento
me volveré a este cuarto
me tiraré en la cama
y entonces tu recuerdo
qué digo
mi deseo de verte
que me mires
tu presencia de hombre que me falta en la vida
se pondrán
como ahora te pones en la tarde
que ya es la noche
a ser
la sola única cosa
que me importa en el mundo.


Idea Vilariño
Foto: Derek Henderson

4 comentarios:

Ana dijo...

¡Ni amor ni hostias! Tiempo al tiempo. Si no es recíproco, no tiene la menor importancia.
Hiere la sensibilidad ver el modo en que se arrastran algunos.

Beatriz dijo...

Idea Vilariño y su amor por Onetti. Unos dicen que él no la merecía. Quién puede estar seguro de eso. En amores, sólo dos.

Llueve y sigue lloviendo por acá abajo y es domingo. Un abrazo Ana.

Capitán Smith. dijo...

En medio de un calor sofocante y un viento del Sáhara, Idea Vilariño es una brisa fresca. Me atrapa esta posibilidad de mandar letras en tiempos distintos aunque en un instante cercano. Besos Beatriz

Beatriz dijo...

Gracias Capitán, un poquito de ese calor y viento del Sáhara sería bienvenido. Un abrazo.

Related Posts with Thumbnails