miércoles, 16 de septiembre de 2015

Señor



Señor, yo te amo porque juegas limpio:
sin trampas -sin milagros-;
porque dejas que salga,
paso a paso,

sin trucos -sin utopías-,
carta a carta, sin cambiazos,
tu formidable
solitario.
León Felipe.

5 comentarios:

Rosa dijo...

Qué maravilla de poema.
No lo conocía.
¡Mil gracias!, querida Beatriz.

Así es el Señor, sí.

¡Un beso! ¡Qué bonito!

Rosa dijo...

Se me olvidó, sí juega con milagros, el Señor no puede ser explicado, abarcado por nosotros, es inefable ...
Qué bonito, Beatriz, Él es sin trampa ni cartón ... nos ama ... en el sentido más profundo ...

Un beso, con mucho cariño.

Ruben Carcamo Bourgade dijo...

Hermoso. Sin embargo lo leo como un poema envejecido y que ha perdido vigencia. Tal vez solo sea un sensación particular.

Beatriz dijo...

"Debido a los excesos del nacionalcatolicismo durante la dictadura franquista, León Felipe se declaraba profundamente anticlerical, lo que nunca le impidió ser también profundamente espiritual. Casi toda su obra poética se puede calificar como un "grito hacia Dios", un grito de ira, de amor, a veces de odio, y también de esperanza. Poeta místico y laico, no cabe duda de que supo desvincular los conceptos "Dios" y "religión" sin grandes malabarismos intelectuales. Una hazaña ésta, por lo visto, impracticable para muchos."
León Felipe.Poeta y dramaturgo español 1884-1968

Beatriz dijo...

Somos su "formidable solitario"

Related Posts with Thumbnails