sábado, 27 de febrero de 2016

Y veía el dolor...



La razón por la que bebo 
es para entender el cielo amarillo 
el gran cielo amarillo, dijo Van Gogh.
Cuando contemplaba el mundo, 
veía los clavos que clavan
 los colores a las cosas,
y veía el dolor en los clavos.

Anne Carson

5 comentarios:

Rosa dijo...

Maravilloso. Siempre miraba al cielo. La descripción del porqué pintó su "Noche estrellada" cuando contempló el cielo desde su habitación en el psiquiátrico, durante una crisis, es emocionante, honda.
Era un hombre honesto, profundo, adelantado a su tiempo. Me encanta su obra.
Recorro tantas veces tu blog, se pasa el tiempo sin darme cuenta...

Gracias, querida Beatriz.
Un beso.
No veo a Ana y a Eva. Espero que se encuentren bien.

Ana dijo...

Un post-it nunca podrá igualar a un clavo, por muy amarillo que fuera. Jajaja...
El cielo amarillo. No hay mejor color. En casi todo lo que deja huella hay una belleza extraña, como el roto que dejó atrás el clavo.
Saludos Rosa, un abrazo. Un gran abrazo, Beatriz.

Rosa dijo...

Me alegro mucho de encontrarte, Ana.
Tus comentarios son siempre una delicia.

Un beso para ti.

Y gracias, Beatriz.

Beatriz dijo...

Gracias amigas, qué bueno verlas por acá y extraño a Eva también.
Yo, regresando de vacaciones, ha sido un verano en el campo con hijos
y familia.
Ya retornando de a poco al blog.
Un abrazo para las dos.

eva dijo...

Estoy aquiiiiiiiiiiiiiiii, ay! Que me extrañais, qué bueno!!!
Cuidando de la mami que ya es mayor, os leo todos los dias pero ni tiempo tengo de escribir algun comentario.

Abrazos.

eva

Related Posts with Thumbnails