martes, 28 de marzo de 2017

Nada que declarar



Dejó a un lado el bolso y el paraguas
y todos sus objetos personales
pero siguió sonando, insistente,
el detector de metales.
Nunca se puede esconder del todo, señora,
un corazón blindado.

Alfonso Brezmes
Pintura: Gilberto Carpo

3 comentarios:

Maite Lorenzo dijo...

Los poemas de Brezmen quedan perfectamente ilustrados en tu blog.
Gracias

Ruben Carcamo Bourgade dijo...

¡Qué buen poema!

Ana dijo...

Era evidente para el detector. Qué divina imaginación.

Related Posts with Thumbnails