sábado, 12 de mayo de 2007

La carta

En esta era de comunicaciones por satélite y de postales con mensajes impresos, una buena carta es como una colcha tejida a mano o como un frasco de mermelada hecha en casa, una pequeña atención, un modesto regalo que alguien hace personalmente para otro.

Cuadro: Pedro Lira

6 comentarios:

Pamela dijo...

Me hiciste pensar con nostalgia en las veces que caminé hasta la Plaza de Armas para entrar al Correo y abrir con ilusión la Casilla 264. Es un número inscrito en mi corazón, más que en mi memoria.

Común dijo...

Hola!!!!!!!!!!

A los 17 años, donde una llamada telefónica tardaba dos día, con suerte para los que tenían teléfono, un CARTA era aires nuevos que llegaban a mi vida.............recorrían unos 1500 km., donde había dejado mis amigas y la familia a la cual pertenecía, y ya no. Estaba formando la mía........

Un besote lleno de buenos recuerdos.

solo sur dijo...

Pamela: yo lo escribí pensando en las 60 cartas que recibí y las 60 cartas que contesté en el verano del 76

Clarice Baricco dijo...

Desde niña me gustaba escribir cartas y por supuesto recibirlas. Actualmente me invade la nostalgia de cuánto hemos perdido por la modernidad. Sé que ayuda pero no hay como escuchar el silbato del cartero.

Abrazos

María Inés dijo...

Y es tan cierto esta corrida sin sentido de la vida que muchas veces nos olvidamos de las pequeñas cosas...

Ulysses dijo...

Hola:
Una de las cosas que uno esperaba con impaciencia eran las cartas, lo primero que miraba era el remitente, las estampillas, y al abrirla encontraba la letra manuscrita de los amigos, personas amadas (solo las cartas comerciales eran a máquina de escribir).
Por supuesto las cartas de amor se leían varias veces, en privado y se guardaban.
Este cuadro es un retrato muy psicológico, donde no se ve la cara de la mujer, pero se nota la tensión en su postura.
Saludos.

Related Posts with Thumbnails