jueves, 9 de agosto de 2007

Lejos de Natales I


el partir nunca es un acto solitario;
cuando la sombra del viajero
se mece en la luna de otros lares,
va con él la dispersa memoria
de aquello que dejó en su camino,
un amor de furia de los mares,
el surcado rostro de la madre ausente,
dos o tres promesas que no se cumplieron,
y en el recuerdo, el mar, el viento, las montañas.
el partir nunca es un acto solitario;
le sigue a su partida el viento inexorable,
el recuerdo de aquel difuso bar
donde entre dimes y diretes se bebe a sorbo
el brebaje incierto del desamparo,
el aroma de los pinos de la plaza principal,
la imagen del orgulloso Dorotea
y la lancha que ingresa a la bahía.
el partir nunca es un acto solitario;
se parte, es cierto que se parte,
pero también se queda,
se queda en la retina de los que no partieron,
en las calles tantas veces recorridas,
en la impaciente espera de los viejos afectos,
en las sigilosas estanterías de los recuerdos.
el partir nunca es un acto solitario;
nos acompaña siempre la luna natalina.

Hugo Vera Miranda
Foto: J. Benavente

3 comentarios:

Matvi. dijo...

¡Bien, Hugo! ¡Qué dupla con J. Benavente! Acertada combinación, Beatriz. Un siete para los tres.

hugo dijo...

gracias beatríz y matías y j. benavente. un gran abrazo


hugo

María Inés dijo...

..."El partir no es un acto solitario..."
¡Cierto!

Related Posts with Thumbnails