domingo, 11 de noviembre de 2007

Subiendo calle Valdivia


Cuando esta ciudad me deje de doler,
y yo deje de verla como la sala
de un hospital inhóspito y frío.
Cuando mi memoria se borre
con el barrido de una ola
y tenga que descubrir otra vez
por qué nací en los cerros.
Cuando las calles de esta ciudad
no sean los laberintos oscuros de hoy
aunque los árboles estén amarillos
y el sol no se descuelgue de su lugar.
Cuando me olvide que la risa y el llanto
y mi lamento de animal herido
respiraron casi a mismo ritmo
en esta ciudad que es toda mía.
Cuando el tiempo me gire,
para ser otra vez la niña con sombrero
que corría buscando mariposas por la pampa.
Tal vez, entonces,
tome un bus y vuelva a Puerto Natales,
como una desconocida
que después de cincuenta años,
vuelve a cruzar por la plaza,
sube por calle Valdivia,
y entra a la casa amarilla
de los abuelos que nunca mueren.


Marcela Muñoz Molina
Foto: fotolog.com/zona_natalina

6 comentarios:

Matvi. dijo...

¡Lindo poema! la calle Valdivia, ¿es de Natales?

Danka dijo...

Si, muy lindo el poema. ¡Que gracia que tienes para tus entradas!. Un abrazo

Bohemia dijo...

Es hermoso este poema, lo he leído en voz alta, paladeándolo...me encantó!

Un abrazo

Pamela dijo...

Qué maravilla de poema, Beatriz.
Hay noticias de los Guanacos en mi blog. Besos

Ulysses dijo...

hola:
Muy buen poema, y la fotografía también.
Saludos

femmeicthys dijo...

QUE HERMOSA REMEMBRANZA, EL AIRE TAMBIEN DEBE TENER UN SABOR FRESCO Y DULCE ALLÍ.
SALUDOS

Related Posts with Thumbnails