miércoles, 9 de abril de 2008

Pasión



"Estaban sentados en el salón, antes de la cena; el guardia imperial y su hijo escuchaban la música, respetuosos, sentados en un rincón, con atención y paciencia, como cuando alguien dice "La vida está llena de obligaciones, la música también hay que soportarla. No es de buena educación contradecir a las señoras"

La madre ejecutaba la pieza con pasión: tocaban la Polonesa-Fantasía de Chopin. Era como si todo se hubiera revuelto en el salón. Era como si la rebeldía de la música hubiese elevado los muebles, como si una fuerza invisible hubiera movido las pesadas cortinas desde el otro lado de las ventanas; era como si todo lo que había sido enterrado en los corazones humanos, todo lo corrompido y descompuesto reviviera como si en el corazón de cada uno se escondiese un ritmo mortal que enpezara a latir en un momento dado de la vida con una fuerza inexorable.

Los oyentes disciplinados comprendieron que la música puede ser peligrosa.. Los otros dos, la madre y Konrad sentados al piano, no hacían caso de los peligros. La Polonesa-Fantasía era tan sólo un pretexto para desatar en el mundo unas fuerzas que todo lo mueven, que lo hacen estallar todo, todo lo que la disciplina y el orden humanos intentan ocultar.

Estaban sentados al piano rígidos y erguidos, con sus cuerpos tensos, ligeranemte inclinados hacia atrás, como si la música hiciera surcar los aires a unos invisibles corceles de fábula que arrastraran una carroza ardiente, avanzando en medio de una tormenta, por encima del mundo, galopando;

y ellos dos parecían tener bien sujetas, con el cuerpo erguido y las manos firmes, las riendas de aquellas fuerzas desatadas..."

El último encuentro, Sándor Marai
Pintura: Thomas Dewing

3 comentarios:

Pamela dijo...

Lindísimo texto!: Y yo todavía sin leer a Marai...

Clarice Baricco dijo...

Me pongo al corriente de lo que has compartido, todo tan lindo que me arrancas suspiros.
A Marai me falta leer sus novelas. Hace poco leí Tierra-Tierra y me conmovió.

Besos preciosa

Matvi. dijo...

Creo que podría escuchar la Gran Polonesa sin cansarme jamás.

Related Posts with Thumbnails