martes, 19 de enero de 2010

Meditación en el umbral


No, no es la solución
tirarse bajo un tren como la Ana de Tolstoy
ni apurar el arsénico de Madame Bovary
ni aguardar en los páramos de Ávila
la visita del ángel con venablo
antes de liarse el manto a la cabeza
y comenzar a actuar.
Ni concluir las leyes geométricas,
contando las vigas de la celda de castigo
como lo hizo Sor Juana.
No es la solución escribir,
mientras llegan las visitas,
en la sala de estar de la familia Austen
ni encerrarse en el ático
de alguna residencia de la Nueva Inglaterra
y soñar, con la Biblia de los Dickinson,
debajo de una almohada de soltera.
Debe haber otro modo que no se llame Safo
ni Mesalina ni María Egipciaca
ni Magdalena ni Clemencia Isaura.
Otro modo de ser humano y libre.
Otro modo de ser.


Rosario Castellanos
Pintura: James Christensen

8 comentarios:

Ulysses dijo...

Beatriz:

Muy bello poema, no por leer vamos a actuar como los autores o personajes, tenemos libertad de elegir otro camino otro modo de ser.
"Otro modo de ser humano y libre.
Otro modo de ser."

Saludos y que estés muy bien

Ana dijo...

Nos ha de servir haber leído y sentir que esos mundos habitan en nuestro interior, sentir empatía en mayor o menor medida con estas protagonistas. Sin embargo a la hora de las decisiones llega el momento de interpretar nuestro propio personaje y en poco o nada coincide con la literatura.
Qué cosas!!
Es la leche este poema!!

No tengo idea sobre lo del cuadro de ayer, Beatriz. Sólo dudas y conjeturas.
Un abrazo!!

SUREANDO dijo...

Ulysses:
Tantos personajes que han pasado ante nuestros ojos, a veces me gustaría ser uno de ellos, pero como dice Ana en el momento de las decisiones, allí estamos sólos y actuamos en consecuencia.

Ana: en la entrada de ayer dejé un comentario que encontré sobre el cuadro de Netscher (the lacemaker)
¿será verdad lo que ahí se dice?
Yo no había reparado ni en el paisaje ni en las valvas, sólo en los zapatos.

"es la leche este poema" ¿qué significa Ana? ¿te ha gustado?
Un abrazo

Ana dijo...

Esta expresión es un comodín, Beatriz.
Nos podemos dar una leche: un golpe.
Tener mala leche: Malas intenciones.
Ser la leche algo o alguien: es ser extraordinario.
Hay más aún...

Ya he leído lo de los mejillones, la ropa y los zapatos y todo eso...
Casi se desvelan los misterios pero se vuelve un poco triste. Pareciera sola y utilizada. ¿Guarda entonces sus ilusiones en ese trozo de papel en la pared vacía? ¿Son sus horizontes?
Uf, cuánta imaginación tengo...jaja
Me sumo al...¿Será verdad?

SUREANDO dijo...

Ah... entonces ese cuadro es la leche y tú también.
La encajera es una sirvienta, los zapatos no son los suyos, la ropa es la que su ama ha desechado, los mejillones están allí como símbolo sexual, la escoba es su verdadero instrumento de trabajo, la lámina en la pared es su ventana al exterior...

No, no...ella sí es la tejedora, la que hace bolillos; lleva una cofia bordada por si vienen visitas, los mejillones los ha dejado el goloso gato de la casa, la escoba la ha olvidado la sirvienta, los botines
son para salir a la humedad de la calle y el paisaje que allí cuelga le recuerda a su brumosa Delft.
Olvidaba el traje, ese glorioso rojo marca la clase de la tejedora.
Mis ojos ven lo que quieren ver...
Gracias Ana.

SUREANDO dijo...

Me olvidaba, el paisaje en la pared está firmado por C. Netscher.

Josefa dijo...

Cada uno tiene su forma de ser.
¿pueden influir en nuestras decisiones los personajes de nuestras lecturas?
Me gusta este escrito.
Un beso.

Manzanita Grunge dijo...

Rosario Castellanos fue de las mejores escritoras que ha dado México. Sus cuentos también son excelentes. De hecho yo estoy haciendo mi tesis sobre ella.

Bueno, te invito a que visites:
http://quieroseroriginal.blogspot.com/
Si quieres puedes enviar un texto o dejar un comentario.

Related Posts with Thumbnails