jueves, 18 de marzo de 2010

Gift

Un día tan feliz.
La niebla se levantó temprano,
trabajé en el jardín.

Los colibríes se posaban en las madreselvas.
No había nada en el mundo
que quisiera poseer.

No conocía a nadie digno de envidia.
Cualquier mal que hubiera sufrido,
estaba olvidado.

Pensar que una vez fui el mismo hombre
no me avergonzó.

No había dolor en mi cuerpo.
Al levantar la cabeza,
vi el mar azul y las velas.





A day so happy.
Fog lifted early.
I worked in the garden.

Hummingbirds were stopping over
the honeysuckle flowers.

There was no thing on earth
I wanted to possess.

I knew no one worth my envying him.
Whatever evil I had suffered,
I forgot.

To think that once I was the same man
did not embarrass me.

In my body I felt no pain.
When straightening up,
I saw blue sea and sails.





Czeslaw Milosz
Pintura: Daniel Garber

5 comentarios:

Ana dijo...

Las velas surcando el mar azul, la niebla disipada, los pájaros...un mundo tranquilo.
¡Cuánta incertidumbre causa un mundo tranquilo! Mejor así. Creo que adoraré las tardes de domingo, incluso el tedio...

SUREANDO dijo...

Yo también Ana, yo también...
ya no hablaré más del tedio que me producen los domingos.
Felices Uds. que esperan la primavera a la vuelta de la esquina.
A mi me parece que desde junio ha sido todo, sólo un largo invierno.
Um abrazo
Beatriz

Ulysses dijo...

Un abrazo, ambas amigas que he aprendido a querer. Han hecho de mi vida un lugar mejor. Y no escribo mas por que me estoy emocionando mucho.

Un beso a las dos.

Ulysses Francisco

Marcelo dijo...

Este invierno debieras leer "El Escarabajo", Beatriz. Incluso nos cuenta la historia de un joven Duque de Bomarzo con Pantasilea, la prostituta, desde otra perspectiva
Un beso!

PD: Llegó el cartero

ana maria parente dijo...

Ya volverá la calma ,ya volverà y.....cuidadito con quejarse del aburrimiento de no tener jaleo.....

Related Posts with Thumbnails