martes, 15 de junio de 2010

La tarde


Las tardes que serán y las que han sido
son una sola, inconcebiblemente.
Son un claro cristal, solo y doliente,
inaccesible al tiempo y a su olvido.

Son los espejos de esa tarde eterna
que en un cielo secreto se atesora.
En aquel cielo están el pez, la aurora,
la balanza, la espada y la cisterna.

Uno y cada arquetipo. Así Plotino
nos enseña en sus libros, que son nueve;
bien puede ser que nuestra vida breve

sea un reflejo fugaz de lo divino.
La tarde elemental ronda la casa.
La de ayer, la de hoy, la que no pasa.

Borges
Pintura: Dennis Bunker

6 comentarios:

María del Carmen dijo...

La tarde plena de ayeres
ronda ene ste presente
a hurtadillas
trae consigo
redes de otrora
y en su aire se respira
aquellos ajzmines
y la mateada
ene l patio...
la tarde ronda y nos eva
se aquieta y esta...
duerme

y así esta quedadita....
y ensombrecida.........
por tiempo inmemorial.


Muy buen decir dejado enenste post!

Una pluma tienes rica en sentires y lo has escritoa puro corazón.

Gracias por tal!!!!
Paso a dejar mi huella una vez más agradecida a por tanto de tanto dejado en mis casas , en mi ser y con profundos sentires he cosechado hermosos decires por los cuáles desde el corazón del alma ha surgido esta hermosa amistad.

Por ello invito a pasar por mis blogs y si gustan retirar los dos poemas dejados en

www.cosechadesentires.blogspot.com

Os saludo
Dejando
Un cariño,
UN abrazo,
Una rosa
Mi paz,
Y mi siempre Amistad!!!!

Marycarmen

*******************************
Mis Blogs
www.walktohorizon.blogspot.com
www.panconsusurros.blogspot.com
www.lasrecetasdelaabuelamatilde.blogspot.com
www.newartdeco.blogspot.com

Ana dijo...

"La de ayer, la de hoy, la que no pasa."

No quiero asomarme al cristal de las tardes vividas...

Muchos besos, amiga.

RITMO RANCIO dijo...

Magnífico poema e ilustración.
Como siempre un placer pasear por este rincón.
Saludos musicales

ana maría parente dijo...

Las horas de la tarde y el crepúsculo son mis preferidas.
Nací con el sol cayendo en el horizonte ,en mi balcón se ven los ocasos de los colores màs inverosímiles.
En la ciudad de mi madre me voy a las barrancas a ver el sol caer sobre el rìo.
Casi todos los dìas ,que estoy en casa ,hago el rito del ocaso.
A mi madre el atardecer la ponìa melancòlica y fué una casualidad su fallecimiento en el momento de la caída del sol.
Ella también nació en el crepùsculo.

Inés dijo...

La tarde como concepto sin espacios ni tiempos, eterna y breve como la vida.
Qué bonito lo define Borges!
Un abrazo

Pescadora de Perlas dijo...

Adoro las tardes, las espero, traen consigo mucha serenidad.

Un beso Beatriz.;-)

Related Posts with Thumbnails