sábado, 17 de septiembre de 2011

La frontera


Todos vivimos en la frontera,
a un paso de la felicidad
y a otro del abandono y el desamparo.
Somos unos refugiados sin territorio
que estamos pendientes de que alguien nos nombre
para sentirnos habitantes de algún lugar.
Nos vestimos cada día sin saber
cuántos grados de soledad
seremos capaces de alcanzar,
o si, por el contrario, nos sucederán tantas cosas
que hasta nuestra chaqueta se sentirá extraña.
Y al arribar la noche no sabremos dónde estamos,
cuánto nos queda para llegar
a la maravilla o al precipicio.
Libramos una batalla con nosotros mismos
en la que somos reyes y mendigos.
Mientras nos ponemos la corona del triunfo o del dinero,
nuestro corazón despojado muestra sus harapos.
Todos vivimos en la frontera,
en la invisible línea que separa palabra y silencio.
Hablamos y no hacemos sino callar
lo que realmente queremos decir.
Guardamos silencio
y nos desnudamos de tanto contar.
Abrimos una puerta y cerramos un sueño.
Tapiamos una ventana
y los ojos se queman con el paisaje.
Recibimos una carta
y el tiempo pasado borra sus letras.
Entre lo claro y lo oscuro navega nuestro pensamiento,
y arde cuando sólo quedan las cenizas.
Toca la verdad pero se ve deslumbrado por la mentira.
Su alma es la razón y, sin embargo, a veces delira.
Nada es como es y todo es como nunca fue.
Así, instalados en esta frontera del desconcierto,
transcurrimos.
Nuestros labios mueven el aire del beso
y una piel se estremece mientras huye.
Nuestras manos se tienden sobre un cuerpo
y se vuelven sordas.
Queremos hacer algo y nos llaman de otra parte.
Nos quedamos quietos y giramos veloces
empujados por deseos y presencias.
Perseguimos lo imposible y pasamos de largo
ante lo que nos ofrece su compañía.
Afirmamos estar enamorados
y nunca medimos el amor por la calma de los días.
Decimos «sí», y sólo pensamos en nosotros.
Escribimos «no», y entre las dos letras tiembla la duda.
Plantamos una rosa y crece sólo
la herida hecha por sus espinas.
Todos vivimos en la frontera,
anudados a la paradoja, sirvientes del dolor
en la alegría y de la ignorancia en el saber.
Todos vivimos en una lágrima dentro de la felicidad.
Todos tenemos lo que perdemos
y escuchamos lo que no nos dicen.
Todos habitamos aquello
de lo que fuimos desterrados.
Todos pregonamos unos principios
desmentidos luego por nuestros actos.
Y al cruzar a la otra orilla nos ahogamos
arrastrados por las voces que ya no oímos.
¡Qué delgada frontera abre y cierra nuestra vida!

Javier Lostalé
Pintura:
Winston David. Solitude

4 comentarios:

Francisco Mendez dijo...

vivimos en una delgada frontera a un paso dela felicidad.En la invisible línea que separa palabra y silencio.Qué delgada frontera abre y cierra nuestra vida!
Que Buen poema, un abrazo Beatriz, Que pasas un buen 18.

Ana dijo...

Ya quisiera tener memoria para recordar palabra por palabra

SUREANDO dijo...

"¡Qué delgada frontera abre y cierra nuestra vida!"
Es muy bueno ¿verdad Francisco?
Un gusto verte por acá.

Podríamos memorizarlo Ana, es tremendamente verdadero.

ana maría parente dijo...

Gran verdad no?

Related Posts with Thumbnails