domingo, 23 de octubre de 2011

Estudio núnero cinco


En la torre
junto a un candelabro
de suspiro en suspiro
mi madre toca a Scriabine
Una niña despierta
en una ala del castillo
llora a gritos
A esa hora
el estudio número cinco
no es para su sensibilidad
Nadie comparte con ella
el peso de ese animal
que se ha echado
en su pecho
En pocas horas más
en el patio interior
el hacha caerá sobre la leña
De la pieza de la abuela
se escurre olor a miel
a mantequilla traída de Cachagua
a café
Nos llamará a rezar
¿Hay sol Lucrecia?
Cecilia Casanova
Pintura: Tarbell
Scriabin estudio nº5

7 comentarios:

Ana dijo...

"Nadie comparte con ella
el peso de ese animal
que se ha echado
en su pecho"

Genial. Al comenzar a leer, me sonaba desconocoda Cecilia.

Buen domingo, Beatriz.

SUREANDO dijo...

Gracias a Francisco subí este poema, se lo escuché recitar a Cecilia en la entrevista de Warnken, pero no alcancé a anotarlo.
Realmente el concierto de Scriabine era mucho para una niña.
Lucrecia era su "nana" y la pregunta ¿hay sol Lucrecia? era para saber si podrían bajar a la playa de Zapallar.
Cachagua desde donde traían la mantequilla y la miel es un balnario cercano.
Buen domingo Ana, yo estoy de preparativos para mi regreso, me voy el miércoles.

Capitán Smith dijo...

A través tuya estoy conociendo autores nuevos. Muchisimas gracias.

SUREANDO dijo...

Y yo aprendo de Uds. día a día descubro un poeta, un pintor y me asombro y me maravillo...
Gracias amigos.

ana maría parente dijo...

Adonde se va la niña Beatriz ?
Nos deja sin sol por si acaso?
De donde estès sigue con nosotros que te queremos!!!!!!
La abuela tejiendo está bárbara.
Si uno mira esas pinturas se da cuenta del fracaso.
Cuando miro tus playas con el viento también.

ana maría parente dijo...

La última oración va dirigida a ANA

SUREANDO dijo...

Vuelvo a mi Punta Arenas querido.

Related Posts with Thumbnails