viernes, 13 de enero de 2012

Al acecho


¿No oyes sus jadeos? Cada vez
yo los oigo más cerca: solo,
contigo, en medio del verano,
entre los gritos de la multitud,
junto al fuego, en invierno,
con un hermoso libro,
en el crujido de la nieve,
en el estruendo de la lluvia,
cuando enciendo las luces de mi casa,
cuando el mar, cuando llegas,
cuando alargo la mano
hacia los rojos frutos palpitantes.
Está ahí, al acecho,
alza la zarpa, espera.
Tú no la ves, sonríes,
sonrío yo también.
Déjame que te bese una vez más
antes de que su aliento nos alcance.

José Luis García Martín
Pintura:
Jiang Guofang

5 comentarios:

Ana dijo...

Cómo cuida su relación, cada instante...en el verano, entre la multitud, junto el fuego en invierno, la lluvia...¡Y esos rojos!

Me sorprendió por sorpresa, al leer, cuánta exquisita sensibilidad.
Voy a poner interés en su obra. Gracias, Beatriz!!!

Clarissa Rodriguez dijo...

Hubo un momento en mi vida en que permanentemente tenía la impresión de alguien o algo “al acecho”. Un tiempo de inseguridades.
Hoy creo que el peligro y el riesgo, de todo tipo, siempre están latentes. Pero podemos confiar en que “no se dormirá ni se adormecerá” el Dios en quién confiamos.

Que tengas un excelente fin de semana, Beatriz!

Ana dijo...

Me acabo de volver a sorprender de mi reiteración sorprendida!!!
¿Qué me pasa doctor?

ana maría parente dijo...

Ya lo creo ,CLARISSA ,tienes toda la razón del mundo PARA QUE TEMER SI TENEMOS UN DIOS.
TENEMOS UN DIOS QUE GRANDE ES MI DIOS!!!!

SUREANDO dijo...

jaja Ana, a mí también me ha sorprendido.
Es muy buena su poesía, sensibilidad a flor de piel. Ya he leído todo lo que he podido encontrar en la red.
Muy poco en todo caso para su extensa obra.
Iré subiendo sus poemas.


Gracias Clarissa, buen finde para ti también. Me pondré al día con tu blog.

Confiar, no temer, quisiera creer tanto como lo hacen Clarissa y Ana María.

Related Posts with Thumbnails