sábado, 10 de noviembre de 2012

Embriáguense


Hay que estar ebrio siempre. 
Todo reside en eso: esta es la única cuestión. 
Para no sentir el horrible peso del tiempo 
que nos rompe las espaldas 
y nos hace inclinar hacia la tierra, 
hay que embriagarse sin descanso.
Pero, ¿de qué? 
De vino, de poesía o de virtud, como mejor les parezca.
 Pero embriáguense.
Y si a veces, sobre las gradas de un palacio,
 sobre la verde hierba de una zanja, 
en la soledad huraña de su cuarto, 
la ebriedad ya atenuada o desaparecida 
ustedes se despiertan pregunten al viento, 
a la ola, a la estrella, al pájaro, al reloj, 
a todo lo que huye, a todo lo que gime, 
a todo lo que rueda, a todo lo que canta, 
a todo lo que habla, 
 pregúntenle qué hora es; 
y el viento, la ola, la estrella, 
el pájaro, el reloj, contestarán:
"¡Es hora de embriagarse!"
Para no ser los esclavos martirizados del tiempo,
¡Embriáguense, embriáguense sin cesar!
De vino, de poesía o de virtud, como mejor les parezca.

    Charles Baudelaire
    Pintura:Graber

7 comentarios:

Marcelo dijo...

Embriaguémonos! de vino, de poesía o de virtud. Baudelaire me embriaga, Beatriz. Es un tren que llega directo a mi corazón. Gracias por conducir esa locomotora!

SUREANDO dijo...

"Todos los imbéciles de la burguesía que pronuncian las palabras: inmoralidad, moralidad en el arte y demás tonterías me recuerdan a Louise Villedieu, una puta de a cinco francos, que una vez me acompañó al Louvre donde ella nunca había estado y empezó a sonrojarse y a taparse la cara. Tirándome a cada momento de la manga, me preguntaba ante las estatuas y cuadros inmortales cómo podían exhibirse públicamente semejantes indecencias."
¡Genial! pero pensé que era Rimbaud tu preferido, Marcelo.

Ana dijo...

Ay, qué maravilla, amiga...De belleza, de serenidad y de silencio...
Tengo en la retina la imagen de un diminuto estanque sobre el que caen las camelias, en último intento de belleza, allá, aguardan entre silencio y sombras azules, el definitivo rayo de luz.

¡Buen domingo!

SUREANDO dijo...

¡Qué bella imagen, Ana!

Eva dijo...

"¡Hagamos un festin espléndido! (...) El amor vive de admiración, el vino es el zumo del placer, el placer es el deber de la juventud, las mujeres son flores y hay que regarlas, ¡reguemos!" (Henry Murger, escenas de la vida bohemia")

SUREANDO dijo...

Muy bueno el texto, Eva, no lo conocía. Le viene muy bien a la entrada de Baudelaire.

ana maría parente dijo...

Ya lo creo ,marearse en propósitos espirituales ,en ensueños ,en imaginación.
Caso contrario uno es un mecanismo que nunca ha sentido el placer del zumo de la uva.

Related Posts with Thumbnails