martes, 12 de febrero de 2013

Adolescente



¿Yo, adolescente?
Si de repente, aquí, ahora, se plantara ante mí,
¿tendría que saludarla como a una persona próxima,
a pesar de que es para mí extraña y lejana?
¿Soltar una lágrima, besarla en la frente
por el mero hecho
de que tenemos la misma fecha de nacimiento?
Hay tantas diferencias entre nosotros
que probablemene sólo los huesos son los mismos,
la bóveda del cráneo, las cuencas de los ojos.
Porque ya sus ojos son como un poco más grandes,
sus pestañas más largas, su estatura mayor
y todo el cuerpo recubierto de una piel
ceñida y tersa, sin defectos.
Nos unen, es cierto, familiares y conocidos
pero casi todos están vivos en su mundo,
y en el mío prácticamente nadie
de ese círculo común.
Somos tan diferentes,
pensamos y decimos cosas tan distintas.
Ella sabe poco,
pero con una obstinación digna de mejores causas.
Yo sé mucho más,
pero, a cambio, sin ninguna seguridad.
Me muestra unos poemas
escritos con una letra cuidada, clara,
que no tengo ya desde hace tiempo.
Leo y leo esos poemas.
A lo mejor este de aquí,
si lo acortáramos,
y lo corrigiéramos en un par de lugares.
El resto no augura nada bueno.
La conversación no fluye.
En su pobre reloj
el tiempo es barato e impreciso.
En el mío mucho más caro y exacto.
Al despedirnos nada, una especia de sonrisa
y ninguna emoción.
Sólo cuando desaparece
y olvida con las prisas la bufanda.
Una bufanda de pura lana virgen,
a rayas de colores,
hecha a ganchillo
por nuestra madre para ella.
Todavía la conservo.

Wisława Szymborska


9 comentarios:

SUREANDO dijo...

Este poema ya lo había subido una vez, pero es tan bello y estoy leyendo el libro de Wislawa que me envió Ana que no pude resistirme a ponerlo de nuevo.
Yo me encuentro a menudo con esa adolescente que fui y es tal cual la describe Wislawa.

Francisco Méndez S. dijo...

Beatriz, recuerdo que lo habías puesto, pero es tan buen poema que vale la pena repetirlo, me emociona cada vez que lo leo.

Me alegro que tengas un libro de Wislawa Szymborska, no es lo mismo leerlo en papel, que en forma digital, pienso yo.

Linda foto,supongo que a muchos nos sucede encontrarnos con nuestro yo joven.

Abrazo, Beatriz.

Matvi. dijo...

Se me han parado los pelitos de la nuca.

ana maría parente dijo...

Muchacha que mona que eras!!!!!
Que poema!!! como para repetirlo mil y una vez.
Los pelitos de la nuca y la piel como de gallinita desplumada, Malvi.


Eva Ferrer dijo...

Emocionante poema, y un rostro hermoso con mucha dulzura en la mirada, tan dulce como todo lo que traes aquí.
Permíteme que un día, no se cuando me lo pida el corazón, publique este poema que me ha llegado al alma.
Un abrazo.

Ana dijo...

Ya ves, amiga, el tiempo se nos volvió de ida y vuelta -Algo bueno ha de tener esta edad- Seguro que cuando te hiciste esta foto, bien bonita, ya nos conocíamos ¿Dónde estaría la señora Szymborska antes de que la encontráramos? (Miraba a su madre tejer)

SUREANDO dijo...

Gracias amigos, tan generosos con sus comentarios.

Me emociona este poema, dice tantas verdades...hasta lo de la letra cuidada y clara es verdad. Los ojos se han empequeñecido, la estatura, ya no hay esas prisas atolondradas de la juventud, pero la extraño a ella, si que la extraño.

La dulzura en la mirada, sólo a veces, sólo a veces... cuando miro a mis hijos y nietos.

Muchas gracias Ana por este regalo.

Un abrazo a todos.

ana maría parente dijo...

Llegaste disfrazada de soledad y miedo
Tenías la pollerita amplia de tus vestidos de cumpleaños
Oí ,como al descuido que habías leído muchos libros ,observado las actitudes de la gente
Que preferías las hormigas y caracoles de tu jardín a tus muñecas de todos los tamaños
Pedías conversar con alguien ,que alguien te escuchara
No tengo tiempo de atenderte ,estoy ocupada y el tiempo no me sobra.
Además no tengo interés en oir cosas sin importancia.
Ten piedad de mi que estoy solita sentada en la tapia rugosa de mi casa y es incòmodo porque me lastima .
Además estoy cansada de saltar para llamar tu atención
Cuando te reconocí ,te habías esfumado.
No recordaba que también eras orgullosa.

Fuí impiadosa con mi infancia ,es el tìtulo.

SUREANDO dijo...

Ana María: ¡Qué belleza!
Has escrito un poema magnífico como el de Wislawa.
¿Lo tenías hace tiempo escrito?
Te imagino así como lo describes, yo también era orgullosa y leía y leía, me encantó Ana María, un poema muy hermoso aunque muy duro el título ¿no?
¡Felicitaciones!

Related Posts with Thumbnails