jueves, 28 de febrero de 2013

Aladas

Yo no soy esa muchacha
de pelo ensortijado y cintas en el pelo
que baila para ti en los antiguos salones del Coimbra.
Yo no soy esa otra que se desliza suavemente
por las gastadas alfombras del viejo comedor
-los brazos en alto como nubes o pájaros-
tarareando canciones que te dejan partido el corazón..
No te engañes, mi amor,
no confundas mi voz y mis canciones
con el tono ligero de las suyas.
Resucítame y créceme, amado, no te escondas.
Emerge de la lluvia, del mar, de las cenizas.
Resurge en llamaradas.
Que el brillo de tu rostro no lo empañe la noche
ni el llanto de mis ojos.
Acaricia mis hombros
con la suave ternura de otros tiempos
-la misma que utilizas con ella-
y di que aún soy hermosa
y que mi pelo brilla como si fueran alas.

No me hagas la muerte más difícil.


Elsa López
Pintura:Blakely

4 comentarios:

Ana dijo...

Elsa es mi hermana. Sabes que no, Beatriz, pero lo he decidido ya.
(Ruego a Dios que Elsa nunca lea esto, no vaya a pensar que estoy loca)

SUREANDO dijo...

Es muy probable que aparezca por acá.
Tú sabes que los poetas suelen aparecer por mi blog.
Ha sido un descubrimiento Elsa, como tantos otros.
Ojalá que nunca se agoten.
Sabía que te iba a gustar este poema, Ana.

Francisco Méndez S. dijo...

Excelente poema, sigues descubriendo poetas de calidad como Elsa Lopez. también deseo que no se agoten.

Abrazo Beatriz

SUREANDO dijo...

Si Francisco, yo creo que nunca se agotarán.


¡Es tremendo este poema!

Related Posts with Thumbnails