sábado, 20 de abril de 2013

Encuentro con mi padre en la huerta



 Pasado el mediodía. 
Pasado el cine,
con sus altos muros pesarosos
a punto de venirse abajo, 
entro a la huerta.
Terminada la función, 
todos se han ido:
los peones, los perros y las puertas.
Delante de una higuera 
mi padre está parado.
Mi madre ha muerto. 
Los hijos han envejecido.
Él está solo, 
hilillos de aire
atraviesan sus ropas harapientas.
Por miedo a acercarme y asustarlo
con mi presencia viva, 
quiero pasar de largo.
Él pregunta al extraño, 
ahora con pelo blanco:
“¿Quién anda allí?”
“Padre, soy tu hijo.”
“¿Sabe tu madre que has regresado? 
¿Vas a quedarte a comer?”
“Padre, desde hace años 
tu esposa descansa junto a ti 
en el cementerio del pueblo.”
Entonces, como si adivinara todo,
él me llama por mi nombre de niño
y me da un higo.
Así nos encontramos los vivos y los muertos.
Luego, cada quien siguió su camino.



Homero Aridjis
Pintura:Yuri Kugach
Gracias Francisco

3 comentarios:

Francisco Méndez S. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Francisco Méndez S. dijo...


Es un poema precioso, me emocionó mucho. El encuentro con el padre en la huerta, al lado de la higuera, el árbol de la infancia.

La pintura de Yuri Kugach, me gusta mucho, es tal cual me imagino la huerta en que se produce el encuentro.

Abrazo querida amiga.

PS: Esta prosa poética complementa este poema:

http://franciscomendez.blogspot.com/2013/04/los-higos-blancos-de-esmirna-prosa.html

SUREANDO dijo...

Gracias Francisco, si no fuera por ti, no habría llegado a conocer este autor.

Ya he leído esa prosa y casi todo lo que he podido encontrar en internet.
Es extraordinario y aún vive, por lo que me imagino, seguiremos encontrando sus magníficas creaciones.
Gracias, amigo y feliz domingo.

Related Posts with Thumbnails