martes, 17 de diciembre de 2013

Albrecht Dürer



Irrumpes sin descanso
en sus ojos de miel, en la ternura
de la mano que ajusta su ropaje.
Aún recuerdas cómo
te iluminó su frente
hasta aclarar en ella tus visiones.
Otros hombres tendrán la gentileza
de no volver a verte, de ser libres
en los umbrales de tu cautiverio.
Pero él te subyuga,
aplaza el abandono
hasta el día siguiente,
y mientras cada rasgo multiplica
tus ansias de belleza,
va dejando que entres en el lienzo
y le abarques del todo.
Otros hombres habrá con la prudencia
de no reconocerte si les miras,
de no caer en un autorretrato.

María Sanz
Durero 1471-1528  Autorretratos 

5 comentarios:

cecibustos dijo...

Beatriz:
Siempre que voy al Prado, sea cual sea la justificación, hay tres cuadros que no puedo salir sin haberme parado un rato ante ellos. Los cuadros son Las Meninas, de Velázquez, la Anunciación de Fray Angélico y el Retrato de Durero. El retrato del Prado es un prodigio de elaboración técnica y de belleza plástica, maravilla del arte medieval alemán.

De otra parte, en estas fechas:

Un libro o un blog son un claro en el bosque de la vida. Se abre ante nosotros como una flor y nos deja ver su centro —luz o abismo— para que libemos de su cáliz. Leer es como comer o beber el corazón de esa flor.
¡FELICES FIESTAS DE NAVIDA Y AÑO NUEVO!
1913 / 1914
Un fuerte abrazo,
Cecilio

cecibustos dijo...

Disculpa, Beatriz, quise decir "Autorretrato de Durero"
Un beso, Cecilio

SUREANDO dijo...

Muchas gracias Cecilio. ¡Qué maravilla tener al alcance de tus pasos esas obras que mencionas y visitarlas más de una vez!
Me fascina Durero, estos retratos tan enigmáticos, desde niño ya se autorretrataba.
Felices fiestas para ti también.
Un abrazo

Matvi. dijo...

Muy feliz Navidad, Beatriz, y gracias por mantener este blog, que es verdadero descanso para el espíritu.
Un abrazo

SUREANDO dijo...

Gracias Matías. Feliz Navidad para ti también.

Related Posts with Thumbnails