jueves, 24 de julio de 2014

La casa


Tenía para mí, la casa, un incurable
olor a trébol y pájaros mojados,
caudales de colmenas que a la noche
con dulce estruendo azul raspaban las ventanas.
Eran aquellos días de amor
en que quedábamos
a la fuga y al hielo de las doce
recostados y firmes en un banco
dibujando sombreros y jamás.
La llave de la casa con la lluvia
tenía un frío tacto de sollozo
que al meterla en la vieja cerradura
sonaba igual que un vino
tragado en el silencio.
Como el aire canela, por las puertas pasábamos
ligeros e inocentes, veloces, revoltosos.
Si yo estaba en la casa,
llamabas a la aldaba conteniendo el aliento
y en el vientre los vidrios tibios de la zozobra.
Desde mi cuarto a oscuras yo cuajaba las ansias
contrayéndome toda, volviéndome violeta.
Daban las doce fieles en el reloj del patio
y la mágica herrumbre de la llave
inundaba de luz todo el pasillo.
Bajo el racimo blanco de la lámpara antigua
mis ojos te buscaron durante tres inviernos
y a sus uvas brillantes, vi tus ojos anclados,
rojizos, en el álveo profundo de las lágrimas.
Con la quietud de un cisne sorprendido en su sueño
resistí la derrota punzante con orgullo
 y al despedirte tuve el gesto del guerrero
que, sabiéndose herido de muerte, aún sonriera.
Hubo tantas pisadas de tu alma en la mía,
tantos lodos y fosos nos fueron circundando,
que al mirar, hoy, de lejos
la frágil casa a oscuras,
me atraviesan sus acres crepúsculos coñac.
¡Cómo deshace el tiempo las casas y sus climas!
¡Qué pronto se parece la memoria al olvido!
Sobre las frías alas del recuerdo se mueven
sombras falsas, terribles,
cortinas y escombreras,
viejos libros cerrados, abejas en la piel.
Y ya no hay corredores simulados ni huellas
capaces de encerrarnos, otra vez, en sus muros.
Pasaste por mi casa, tu casa y nuestro nicho,
con el descuido propio de un pecado de amor.
Pero al huir dejaste, repleto de señales,
el camino y la brújula inútil del recuerdo.

Isla Correyero 
Francis Boileau Cadell

2 comentarios:

eva dijo...

"...dibujando sombreros y jamás"

Qué descriptivo todo, me gusta.

Esta casa se parece más a la de mis padres, lamia, que comentabamos el otro día, toda llena de luz y colorido.

eva

SUREANDO dijo...

Tiene muchas y variadas descripciones, cada verso da para pensar.
Un abrazo
Beatriz

Related Posts with Thumbnails