martes, 10 de febrero de 2015

Ajedrez


Porque éramos amigos y a ratos, nos
amábamos;
quizá para añadir otro interés
a los muchos que ya nos obligaban
decidimos jugar juegos de inteligencia.

Pusimos un tablero enfrente
equitativo en piezas, en valores,
en posibilidad de movimientos.
Aprendimos las reglas, les juramos respeto
y empezó la partida.

Henos aquí hace un siglo, sentados,
meditando encarnizadamente
como dar el zarpazo último que aniquile
de modo inapelable y, para siempre, al otro.

Rosario Castellanos
Pierre Chevassu

4 comentarios:

Marcelo dijo...

Me gustan los partidos porque los partidos, se juegan.

Beatriz dijo...

con inteligencia y sin dañar.

Ana dijo...

Y si uno se deja perder ya no es digno contrincante. Intensa paradoja.

Beatriz dijo...

Nooo sin dejarse perder.
Jugar de igual a igual.

Related Posts with Thumbnails