miércoles, 22 de julio de 2015

Si yo no pido tanto



¡Si yo no pido tanto! 

Amor es lo que pido. 
Briznas de amor para esta sed del mundo, 
tan grande y tan sumisa. 
Un diminuto amor, pero constante, 
que dé su mano al que su mano tienda, 
que limpie las miradas y los ojos 
llene de dulcedumbre. 
Algo de amor en esos corazones 
que no aman a los niños, 
que son capaces de cegar a un pájaro, 
de aplastar las hormigas. 
Algo de amor; apenas un murmullo 
de amor en cada pecho de criatura 
hacia todos los seres, 
hacia todas las cosas.

¡Si yo no pido tanto! 

Briznas de amor para esta sed del mundo.

Ana Inés Bonnin Armstrong

4 comentarios:

Rosa dijo...

Bueno, bueno, bueno, ni te cuento lo que me produce leerlo. Beatriz, eres maravillosa.

Me encanta el poema, ¡me chifla!, pero ¿sabes que me ha llamado la atención?, nunca lo había leído en un poema: lo de las hormigas. Desde muy pequeña las observaba y las protegía. Las miraba y me parecían tan trabajadoras, tan diminutas, ... siempre con sus miguitas de pan dirigiéndose a su hormiguero. No soportaba que las pudieran pisar. Cuando salíamos al campo y encontraba un hormiguero, me situaba al lado y les advertía para que no las pisaran. Y lo sigo haciendo.

Oh, Beatriz, qué bonita sensación me has hecho vivir. Este poema, con tu permiso, lo llevo al blog, como homenaje a las hormigas. Es delicioso. Me llevaría el blog completo, jajaja ...

Después, he leído otro poema, Intensidade, vivir la vida con pasión, no sé vivirla de otra forma...
Entrar aquí es como venir al Paraíso, me produce tanta ternura. Todo tan mimado, tan cuidado ... ¡gracias!!!

Un beso y un abrazo achuchado, virtual pero muy real, emocionado, como tantas veces te lo envío cuando te leo ...

¡Feliz día, querida Beatriz!


Beatriz dijo...

Muchas gracias Rosa. Siempre tan generosa en tus comentarios.
Yo sólo recopilo tanta belleza que encuentro. Es cosa sólo
de saber hallarla.
Es verdad, este poema es maravilloso y me ha encantado
tu historia con las hormigas.
Yo hago lo mismo con todo lo que se mueve, traslado a los caracoles
del jardín, a las chinitas y hasta a las arañas las llevo afuera
cuando las encuentro dentro de casa. Es que pienso que para todos hay
un lugar en este mundo y una razón de ser ¿no?
Un abrazo.

eva dijo...

Briznas de amor para esta sed del mundo...

Podemos hacer tanto con tan poco!!!

Deberiamos comenzar el día , todos los días, leyendo este magnifico poema, esta preciosa DESIDERATA.

Gracias, Beatriz. A partir de hoy me propongo hacer , cada día, un poquito más feliz a alguien.

Besos.

eva

Rosa dijo...

Sí, Beatriz, para todos hay un lugar en este mundo y una razón de ser. Me hace mucha gracia lo que dices de las arañas y los caracoles, a mí también me pasa, con todo bicho viviente ...

Sabes hallar la belleza porque la llevas muy dentro, se percibe en todo.

Un beso enorme, mi querida Beatriz.

Y ¡me ha encantado lo que dice Eva!

Related Posts with Thumbnails