domingo, 22 de mayo de 2016

Domingo



Ha habido en mi vida
interminables domingos
desolados y vacíos,
en los que deseaba ardientemente
escribir algo para consolarme
de la soledad y del aburrimiento,
para ser acariciada y acunada
por frases y palabras

Natalia Ginzburg

3 comentarios:

Rosa dijo...

Un beso, Beatriz.
Me alegro mucho de ¡verte!

Nunca he sentido la soledad así ...
Duro.

Beatriz dijo...

Hola Rosa. Un poquito alejada. Las circunstancias....

eva dijo...

Hay domingos que se clavan como lanzas.

eva

Related Posts with Thumbnails