domingo, 4 de febrero de 2018

Aparición



Si un día vengo y no me oyes,
y te hablo al oído y no me ves,
apaga las luces e imagina
el tierno corazón de algún niño
que se ha perdido en un bosque.

Si aún así te cuesta imaginarme,
piensa en las formas que adopta el deseo
para hacer perder a un hombre su vida
en los pormenores de la búsqueda,
e intenta creer que estoy ahí.

Cuando logres ver mi rostro entre la niebla,
trata de tocarlo para ver si es real,
y si aún así no lo consigues, no lo alejes 
del borde inexacto del recuerdo, ni lo arrojes
a los acantilados ocres de la oscuridad.

Saber quién soy no es lo que importa.
Lo que mata de la sed no es el sentirla:
lo que acaba matando es no sentir la sed.


Alfonso Brezmes

4 comentarios:

eva dijo...

Precioso Beatriz. Los dos últimos versos, tan certeros, que son como un compendio o resumen de todo el poema. Me ha encantado.

eva

Rosa dijo...

Qué maravilla de poema.
Gracias.

Un beso, querida Beatriz.

Capitán Smith. dijo...

Con tu permiso lo voy a compartir, me encanta este poeta. Besos

Beatriz dijo...

Es sin duda hermoso. Bravo Brezmes.

Related Posts with Thumbnails