domingo, 10 de junio de 2007

He visto a Punta Arenas...


desde siempre.
No es como en las postales de turismo.
Punta Arenas y su doble fondo.
Sus palacios de cien años, mandados a levantar por los propietarios del territorio, con su belleza inmisericorde a la vista.
Sus primeros barrios y sus techos de zinc.
Sus edificios con pretensiones modernas.
Sus tiendas y vitrinas luminosas a la usanza de Santiago de Chile.
Sus viejos bares, los que van quedando como verdaderos templos de culto.
Sus quilombos abiertos a la espesura de la noche, con sus tripulantes dispuestos al naufragio bajo una lluvia de luz intermitente.
Sus avenidas con árboles, también centenarios, magníficos en su reciedumbre viva.
Sus amaneceres plenipotenciarios en verano y primavera.
Sus mantos de nieve que la ennoblecen en el mes de julio o de agosto.
Sus poblaciones obreras.
Su famoso estrecho de Magallanes.
Su inocencia verídica, su inocencia aparente.
Su cielo que se desborda como en el verso de Rolando Cárdenas y su melancolía congénita.
Vivo en la Patagonia, debo morir en ella.
Le pertenezco hasta la médula.
Mi suerte está echada.
Aquí todo el sur y todo el viento, todo el viento: no hay otro Dios.

Pavel Oyarzún

7 comentarios:

Michelle מישל dijo...

que maravilla de poema...que convicción de pertenencia, identidad, que viento debe soplar por esos lares que evocan el corazón querida amiga Beatriz...Felicitaciones por este espacio tan sensible....se agradece...Mil gracias por tus visitas al Testigo

Mari Carmen dijo...

Qué bonito, Beatriz :) Y qué extraño se me hace leer "nieve en agosto", cuando aquí alcanzamos casi los 45 grados... y nos morimos de calor.

Me ha gustado mucho tu entrada.

Un abrazo,

Clarice Baricco dijo...

Qué lindos fragmentos has compartido. Me han gustado mucho.
Gracias.

Abrazos

Pao dijo...

siempre Punta Arenas
Siempre vuelo y vuelvo al origen.
Siempre volveré
Simpre me veo deambulando entre el viento de mi tierra patagonica... y a estas alturas el viento es mi unico dios.
Un abrazo nostalgico

Danka dijo...

Gracias Beatriz por regalarnos este espacio que en muchos momentos es un bálsamo para el alma. Me encana leer tus entradas. Un abrazo

Ray Kawabata dijo...

Ahh, leer cosas tan lindas de mi región es refrescante, hoy, un día contanta nieve, aunque fría, la hace ver muy hermosa, y luego leo aquí, supongo que era un día para amar mi región.

María Inés dijo...

¡Hermoso, profundo y misterioso!!!

Related Posts with Thumbnails