viernes, 20 de febrero de 2009

Piedra


Al final de la tarde,
después de un día oscuro
su piel acartonada en los tejados,
lluvia de madrugada
y un viento suave de tiza humedecido,
por un instante breve, nace una luz cansada
que bautiza de fiesta a las fachadas.
Me acerco a la ventana
y el paisaje nombrado tantas veces
me enmarca un lienzo nuevo,
mientras la luz perfuma tus temblores.
Al inclinarme lento a descifrar
la piedra iluminada de tu valle,
el tiempo me recibe con sus montes
cerrados, convirtiendo mis labios
en torpes espejismos donde el deseo
muerde su enigma más helado.
Y escuchando el sonido del incendio
de nuestro antiguo fuego,
confundido por códigos y signos
que son indescifrables,
me hundo en la ceniza de tu almohada,
a que llegue la noche y me condene
desnudo entre la piel de tu paisaje.


Hilario Barrero
Pintura: Eva Gonzales

4 comentarios:

auroraines dijo...

Piedras, en la mitología mapuche pueden suscitar temor o ser signo de un respetuoso homenaje.
Uniste todo, te dejo un abrazo

Ana dijo...

Siento un gran misterio que invita a leer. Es como descifrar un enigma...
De sus versos extraigo los siguientes:
"Al inclinarme lento a descifrar
la piedra iluminada de tu valle,
el tiempo me recibe con sus montes
cerrados, convirtiendo mis labios
en torpes espejismos donde el deseo
muerde su enigma más helado."

Habla tan claro como queramos entender.
Este poema es una joya.
Gracias de nuevo.

SUREANDO dijo...

¿Verdad que sí?
A mí también me pareció una joya como todos lo poemas de Hilario.
Este en especial es enigmático, pero creo entenderlo muy bien, aunque un poema basta con sentirlo, para explicaciones dejemos a la prosa.
Gracias Ana e Inés por pasar y comentar.
Beatriz

Clarice Baricco dijo...

Me da mucho gusto que hayas regresado, trayéndonos nueva poesía y nuevas imágenes. Es necesario. Es el alimento que urge cada día.

Muy lindo lo que has publicado.

Abrazos.

Related Posts with Thumbnails