domingo, 25 de octubre de 2009

Caracola

Delante del espejo
en el dormitorio de mis padres
había una caracola rosa.
Solía acercarme a ella de puntillas
y con un repentino movimiento
ponérmela en la oreja.
Quería pillarla en ese momento,
cuando no siente añoranza
con su monótono susurro.
Aunque era pequeño, sabía que,
incluso cuando se ama mucho a alguien,
a veces sobreviene el olvido.

Zbigniew Herbert
Pintura : Annenkov

9 comentarios:

un abril encantado dijo...

...para que todo ésto no duela tanto, tú no lo notas, pero tu corazón hace su trabajo...y te encuentras tal día como hoy pensando en ya nunca podrás ponerte aquella camisa de algodón viejo que te hacía sentirte como en casa...y ya no duele, aunque ahora quiero se quede en su cajón como única esperanza...
Un abrazo, L.

Ana dijo...

¿Por quién se preocuparía este niño que aún hoy escribe sobre ello?

Como a la caracola él un día, quisiera yo escuchar a este hombre.

Elvira dijo...

No sé por qué pero a esta entrada le pega especialmente la canción de Ana Moura. Será que la canción suena nostálgica, y por eso acompaña tan bien al poema.

Adoro las caracolas. Un beso, Beatriz

Odel dijo...

Precioso texto,yo tengo tambien una caracola y cuando siento nostalgia del mar,m el apongo en el oido para escuchar su sonido

Ulysses dijo...

Quizás en algún momento no escuchó el ruido del mar al acercarla al oído, en ese momento supo que la caracola había olvidado el mar.
Aunque era pequeño, sabía que,
incluso cuando se ama mucho a alguien,
a veces sobreviene el olvido.



Saludos Amiga

MNB dijo...

Después de una afección a la columna vengo a comerme el postre...

Un abrazo.

Ana dijo...

Ya hice "la tarea" de literatura sobre este autor.
Gracias Beatriz.

Pamela dijo...

QUé nostalgia enorme tiene este poema. Preciosas caracolas

Danka dijo...

Como siempre mi querida beatriz nos regalas belleza. Gracias por ello.
Aún espero tu nueva dirección. Un abrazo.

Related Posts with Thumbnails