lunes, 1 de febrero de 2010

Mariposa de otoño

La mariposa volotea
y arde -con el sol- a veces.
Mancha volante y llamarada,
ahora se queda parada
sobre una hoja: que la mece.
Me decían: -No tienes nada.
No estás enfermo. Te parece.
Yo tampoco decía nada.
Y pasó el tiempo de las mieses.
Hoy una mano de congoja
llena de otoño el horizonte.
Y hasta de mi alma caen hojas.
Me decían: -No tienes nada.
No estás enfermo. Te parece.
Era la hora de las espigas.
El sol, ahora,
convalece.
Todo se va en la vida, amigos.
Se va o perece.
Se va la mano que te induce.
Se va o perece.
Se va la rosa que desates.
También la boca que te bese.
El agua, la sombra y el vaso.
Se va o perece.
Pasó la hora de las espigas.
El sol, ahora,
convalece.
Su lengua tibia me rodea.
También me dice: -Te parece.
La mariposa volotea,
revolotea,
y desaparece.

Neruda
Pintura: David Kroll

6 comentarios:

Mariana dijo...

Me parece una poesia preciosa y tengo que decirte que visito tu blog todos los dias aunque solo tenga unos minutos para sentarme delante del ordenador...es un blog que desprende encanto y magia...

SUREANDO dijo...

Muchas gracias Mariana por tus palabras, iré de visita al tuyo.

Ana dijo...

No recuerdo haber leído este poema de Neruda. Diría que es la primera vez que lo tengo ante los ojos, pues no puede fallarme tanto la memoria...
Usando las mariposas qué efímera nos representa la vida.

Elvira dijo...

Precioso poema, según lo leía creí adivinar que era de Neruda.

Un beso

Mari Clara dijo...

Te tengo entre mis blog favoritos. Me agrada de sobre manera la delicadeza que veo y siento en cada sujeto que abordas. Realmente es un paseo agradable y hay que hacer el recorrido sin apuro.
Que tengas un lindo dia

SUREANDO dijo...

Gracias por tus palabras MariClara estuve recoriendo los blogs tuyos, pero no pude dejar el comentaro allá
(no pude escribir la palabra )
Encontré pura belleza en ellos y una visión maravillosa del arte.
Compartimos también el gusto por la Lispector.
Un abrazo grande
Beatriz

Related Posts with Thumbnails