domingo, 22 de julio de 2012

Al caer el sol




Nunca lo he visto antes,
pero conozco
a ese hombre.

( Si me acercase,
distinguiría en sus ojos,
ese brillo gastado,
como sin vida,
que me recuerda, por cierto,
a los oficinistas
de mi infancia).

Pronto se llevará
la cerveza a los labios,
le dará un sorbo,
y volverá a dejarla
suavemente, sobre la barra.

Sin prisa. No la hay. No le hace falta.
Nada nuevo va a ocurrir,
y lo sabe. Se encuentra
más allá de la esperanza,
en su perpetuo
atardecer.

Conozco a ese hombre, sí,
y me da miedo.

A veces, de madrugada,
poco antes de acostarme, me mira
desde el espejo.

Karmelo Iribarren
Pintura:
Fabian Pérez

3 comentarios:

ana maría parente dijo...

Que buen mozo el modelo del pintor y que bueno está el retrato.
La expresión de angustia existencia y la sed de esa angustia que compensa con el wisky está totalmente expresada en la pintura.

Eva Ferrer dijo...

Estremecedor, anoto este autor.
Gracias por descubrírmelo.
Un abrazo.

SUREANDO dijo...

Lo he descubierto hace poco y combinado con las pinturas de Fabián Pérez, argentino como Ana María, hacen un binomio muy bueno ¿verdad?

Related Posts with Thumbnails