domingo, 12 de agosto de 2012

Canto de dolor


Cogí un trozo de la preciosa tela de Ch´i,
seda blanca reluciente y pura como
nieve helada, y te hice un doble abanico de
unión y alegría,tan perfectamente
redondo como la luna brillante, que viene y
va en las mangas de mi Señor. Puedes
agitarlo y te dará una brisa refrescante, pero
siempre temo que, cuando llegue
el otoño y los vientos fríos alejen el calor,
lo guardes en un estuche de bambú
y dejes de apreciarlo, a la mitad del camino.

Pan Chieh-Yú
Pintura:Xue Yanqun
gracias Odel

5 comentarios:

Ana dijo...

Tal vez en el corazón de su señor sea verano desde que posee ese abanico.
Es un texto precioso.

eva dijo...

Francamente precioso. Un canto al amor, a la entrega, y al miedo a perder ese amor"... y dejes de apreciarlo, a la mitad del camino".

Un saludo

eva

SUREANDO dijo...

Es tan delicada la poesía de oriente.
Las telas, la seda, los colores.
Es precioso todo ¿verdad?

ana maría parente dijo...

Así quedan "guardados" los amores por la falta de calor estacional y momentaneo.
Pero cuando el tiempo propicio regresa salen del "estuche".

SUREANDO dijo...

¿Cómo será esa tela? y ¿ese amor?

Related Posts with Thumbnails