domingo, 5 de enero de 2014

A mi corazón el domingo




Gracias te doy, corazón mío,
por no quejarte, por ir y venir
sin premios, sin halagos,
por diligencia innata.

Tienes setenta merecimientos por minuto.
Cada una de tus sístoles
es como empujar una barca
hacia alta mar
en un viaje alrededor del mundo.

Gracias te doy, corazón mío,
porque una y otra vez
me extraes del todo,
y sigo separada hasta en el sueño.

Cuidas de que no me sueñe al vuelo,
y hasta el extremo de un vuelo
para el que no se necesitan alas.

Gracias te doy, corazón mío,
por haberme despertado de nuevo,
y aunque es domingo,
día de descanso,
bajo mis costillas
continúa el movimiento de un día laboral.


 Wislawa Szymborska
Tera Weech

3 comentarios:

Francisco Méndez S. dijo...

Me encanta Wislawa Symborska, creo que lo sabes, nuestro amigo el corazón no descansa nunca, y debemos agradecerlo.

Un abrazo Beatriz

SUREANDO dijo...

Así es Francisco, coincidimos con Wislava.
Un abrazo

Ana dijo...

Me sumo a ustedes...

Related Posts with Thumbnails