viernes, 10 de marzo de 2017

Con suma sencillez os lo cuento



Al doblar la manta 
me he entretenido con sus flecos. 
Y una vez doblada 
la he estrechado contra mi pecho. 

Los ojos cerrados, 
y la mirada hacia dentro. 
Ni un sonido, ni una voz, nada. 
La cabeza gacha, 
y una íntima sensación 
de sosiego.

Guillermo Urbizu

5 comentarios:

Maite Lorenzo dijo...

Qué belleza. Besos

Ana dijo...

Yo no sé el porqué, pero me subyugan estos gestos cotidianos.
Una mantita, una lamparita... cajita, velita, ita, ita, ita...Y se pone en marcha la vida.
En algunos flecos, entrelazados, al tacto pasan las páginas del tiempo.

Rosa dijo...

Me encanta Guillermo Urbizu.
Ta sencillo, tan profundo.

Un beso, querida Beatriz.
Buena tarde de domingo.
Las tardes de domingo te recuerdo mucho.

eva dijo...

Domingo, esa sensación de no se sabe a qué, lluvia,viento, y este poema para terminar la tarde recordando esa mantntita que me tejió mi madre con cuadrados de diversos colores, y flecos!!!

eva

Beatriz dijo...

Gracias amigas. Los gestos cotidianos nos sostienen a diario. Los poemas de Guillermo Urbizu me tienen maravillada.

Related Posts with Thumbnails